Revelación progresiva (Bahá'í)

La revelación progresiva es una enseñanza principal en Bahá'í Faith que sugiere que la verdad religiosa se revela por dios cada vez más y cíclicamente con el tiempo a través de una serie de Mensajeros divinos, y que las enseñanzas se adaptan para satisfacer las necesidades del tiempo y el lugar de su aspecto. Así, las enseñanzas de Bahá'í reconocen el origen divino de varias religiones mundiales como etapas diferentes en la historia de una religión, creyendo que la revelación de Bahá'u'lláh es la más reciente (aunque no el último — que nunca habrá un último), y por lo tanto el más relevante para la sociedad moderna.

Esta enseñanza es una interacción de enseñanzas más simples y sus implicaciones. El concepto básico está relacionado estrechamente con opiniones de Bahá'í sobre la unidad esencial de Dios y la naturaleza de profetas, llamados Manifestaciones de Dios. También empata en visiones de Bahá'í del objetivo y naturaleza de religión, leyes, creencia, cultura e historia. De ahí la revelación se ve tanto como progresiva como como continua, y por lo tanto nunca cesa.

Ciclos progresivos

Administración

Bahá'ís creen que Dios es generalmente regular y periódico en la revelación de Su voluntad a la humanidad a través de mensajeros/profetas, que se llaman Manifestaciones de Dios. Cada mensajero por su parte establece un convenio y funda una religión. Este proceso de la revelación, según las escrituras de Bahá'í, también nunca cesa, que es al contrario de muchos otros sistemas de creencias que creen en un carácter definitivo de su profeta/mensajero. El tema general de las religiones sucesivas y continuas fundadas por Manifestaciones de Dios es que hay una tendencia evolutiva, y que cada Manifestación de Dios trae una medida más grande de la revelación (o religión) a la especie humana que la anterior. Las diferencias en la revelación traída por las Manifestaciones de Dios se declaran no para ser inherentes en las características de la Manifestación de Dios, pero en cambio se atribuyen a varios factores mundanos, sociales y humanos; estas diferencias son de acuerdo con las "condiciones" y "los requisitos variados de la edad" y la "capacidad espiritual" de la humanidad. Se ve que estas diferencias son necesarias ya que la sociedad humana ha evolucionado despacio y gradualmente a través de etapas más altas de la unificación de la familia a tribus y luego naciones.

Así se ve que la verdad religiosa es con relación a sus recipientes y no absoluta; mientras los mensajeros proclamaron verdades morales y espirituales eternas que son renovadas por cada mensajero, también cambiaron su mensaje para reflejar la evolución espiritual y material particular de la humanidad en el momento del aspecto del mensajero. En la visión de Bahá'í, desde capacidad espiritual de la humanidad y receptividad ha aumentado con el tiempo, el grado al cual estas verdades espirituales se exponen cambios.

Bahá'u'lláh, el fundador de Bahá'í Faith, explicó que el aspecto de mensajeros sucesivos pareció a resultar anual la Primavera, que trae la nueva vida al mundo que ha venido para descuidar las enseñanzas del mensajero anterior. También usó una analogía del mundo como el cuerpo humano y revelación como un traje de "justicia y sabiduría".

Bahá'u'lláh mencionó en el Kitáb-i-Íqán que Dios renovará la "Ciudad de Dios" sobre cada mil de años, y expresamente mencionó que una nueva Manifestación de Dios no aparecería 1000 años después del mensaje de Bahá'u'lláh.

Muhammad, Jesús, Buda, Moisés, Zoroaster y Krishna fueron todos llamados por Bahá'u'lláh que como está entre el establishers de religión, las Manifestaciones llamadas del Dios, así como él y su precursor Báb. Bahá'u'lláh también expresamente o implícitamente mandado a Adán, Noah, Saleh, Húd y un profeta sin nombre de Sabians como mensajeros de Dios.

Ciclos universales

Además de la idea de la religión cada vez más revelada de mismo Dios a través de profetas/mensajeros diferentes, allí también existe en la literatura de Bahá'í, la idea de un ciclo universal, que representa una serie de la administración, y es usado para clasificar la historia de la humanidad y la evolución social de varios modos. Se ve como un superjuego de la secuencia de revelaciones progresivas, y actualmente comprende dos ciclos.

El ciclo Adamic, también conocido como el ciclo Profético se declara para haber comenzado hace aproximadamente 6,000 años con una Manifestación de Dios mandado a en varias escrituras sagradas como Adán y terminó con la administración de Muhammad. En este ciclo, la creencia de Bahá'í consiste en que las Manifestaciones de Dios siguieron avanzando la civilización humana con regularidad a través de la revelación progresiva. Las religiones Abrahamic y las religiones de Dharmic son reconocimientos parciales de este ciclo, desde un punto de vista de Bahá'í.

En la creencia Bahá'í, el ciclo de Bahá'í o el Ciclo de la Realización, comenzó con Báb e incluye a Bahá'u'lláh y durará al menos quinientos mil años con numerosas Manifestaciones de Dios que aparece a lo largo de ese tiempo. Se declara en la literatura de Bahá'í que las Manifestaciones de Dios en el ciclo de Adamic, además de traer sus propias enseñanzas, pronosticaron del Ciclo de Realización.

Metáforas

El concepto de la revelación progresiva se explica adelante en las escrituras de Bahá'í en numerosas metáforas. Estas metáforas incluyen el ciclo diario y estacional y la progresión a través de una escuela.

Ciclos diarios y estacionales

Resultar a cada nuevo mensajero y las enseñanzas que traen es comparado con resultar la Primavera, ya que las enseñanzas traen la nueva vida al mundo hecho espiritualmente muerto y frío porque las enseñanzas del mensajero anterior se han descuidado. Resultar al mensajero también se describe a través de la metáfora del ciclo diario del sol. El aspecto de la Manifestación de Dios aquí se compara con la subida del sol espiritual. Las enseñanzas de este mensajero entonces se extienden y se hacen más profundo hacia mediodía y tarde pero como las puestas del sol las enseñanzas no son como visibles.

Religión como una escuela

Se ve que, en muchas de las Escrituras Bahá'í las formas más tempranas de la religión, parecen a la escuela temprana. En esta humanidad de visión, como un niño, ha estado madurando con una mayor capacidad de agarrar ideas complejas cuando crece durante años y pasa la escuela. Cada vez un mensajero divino aparecen, dieron el mensaje a niveles apropiados para el nivel de la humanidad de la maduración. En esta visión cada religión diferente puede haber hecho explicar la verdad diferentemente según las necesidades de los recipientes de la enseñanza. Hicieron a Bahá'u'lláh varias preguntas sobre la naturaleza de diferencias en religiones, mensajeros de Dios y leyes religiosas. Su respuesta era una referencia a la revelación progresiva:

La verdad religiosa es de dos clases

Bahá'ís creen que las enseñanzas religiosas son de dos variedades: verdad espiritual esencial y construcciones sociales efímeras. Éste puede incluir leyes de conducta, dieta, instituciones, ceremonias y tratamiento de criminales. Éstos pueden cambiar dramáticamente del mensajero al mensajero. Los antiguos, sin embargo, son esenciales y no cambian, excepto quizás en su presentación cultural. Por tanto la Manifestación de Dios se ve como inmediatamente restaurar la verdad esencial, devolviendo a los fieles a la práctica correcta. Simultáneamente, la Manifestación elimina estructuras sociales redundantes o corruptas y crea tal organización social como apoyará la mejora de humanidad.

Tipos de religiones y fundadores religiosos

Bahá'ís aceptan a los fundadores de las "religiones mundiales principales" como Manifestaciones de Dios. La lista habitual Bahá'ís comúnmente se refiere para incluir a Krishna, Buda, Zoroaster (Zarathustra), Abraham, Moisés, Cristo, Muhammad, Báb y Bahá'u'lláh. Además de las Manifestaciones de Dios, las escrituras de Bahá'í incluyen una categoría de profetas menores que reflejan la luz de las Manifestaciones, pero son intermediarios divinos bastante dependientes; no hay ninguna lista definitiva de profetas menores.

Las escrituras Bahá'í también se refieren a algunas otras cifras que no son conocidas, o cuyas religiones han desaparecido casi. Además, la existencia de religiones anteriores sin numerar de las cuales no tenemos conocimiento moderno es confirmada por Shoghi Effendi:

: "Estas religiones no son las únicas religiones verdaderas que han aparecido en el mundo, pero son único todavía existente. Siempre había Profetas divinos y los Mensajeros, a muchos de los que Qur'án se refiere. Pero la única existencia de los es mencionados anteriormente."

Establecimiento de textos

Kitáb-i-Íqán seminal de Bahá'u'lláh (en inglés, El Libro de Certidumbre) es probablemente la mejor descripción original de la visión de Bahá'í de la revelación progresiva. En ello Bahá'u'lláh describe las relaciones entre varios profetas de Abrahamic y cómo cada uno aceptó el anterior, pero fue rechazado por los seguidores del profeta anterior. Usa estos ejemplos para destacar la legitimidad de Báb al lector, ya que el libro se escribió en la respuesta a algunas preguntas del tío de Báb. El trabajo, sin embargo, establece la enseñanza principal de Bahá'í Faith y se ve como siendo de la aplicabilidad más general.

Véase también

Notas

Adelante lectura



Buscar